fbpx
  1. Instituto Emprende
  2. Inicio
  3. Qué es una membresía, tipos y por qué deberías crear una

Qué es una membresía, tipos y por qué deberías crear una

El mundo digital ha abierto las puertas a modelos de negocio nuevos, pero también a otros que han existido toda la vida en el mundo “físico” y que ahora adquieren una nueva forma. Este es el caso del modelo de membresía, también conocido como modelo de suscripción.

¿Qué es esto de las membresías? Es lo que haces cuando te suscribes a la newsletter de tu creador favorito. O cuando contratas Netflix. Y también es lo que podrías tener si te apuntas a Club Emprende, nuestra membresía para emprendedores en la que encontrarás formaciones para impulsar tu Instagram de negocio, crear tu página web y lanzar tus propios infoproductos.

Desde el lado del usuario, una membresía es una forma de acceder a determinados contenidos, productos o servicios de manera recurrente. Las membresías pueden ser de pago o gratuitas.

Si tienes tu propio negocio y estás evaluando crear una membresía, este artículo te ayudará a entender cómo funcionan y qué tipos hay, qué es lo que puede aportar a tu negocio y cómo puedes empezar a dar tus primeros pasos.

¡Comencemos!

¿Qué es una membresía? ¿Cómo funciona este modelo de negocio?

Una membresía es un modelo de negocio que consiste en ofrecer acceso a contenidos, productos o servicios a un grupo o comunidad de suscriptores.

Seguramente, en algún momento de tu vida te has apuntado a un gimnasio, o te has suscrito a una publicación que llegaba a tu puerta mes a mes. El modelo de membresía o suscripción ha estado allí desde siempre. Sólo que ahora, en el mundo digital, sus posibilidades se han ampliado drásticamente.

No sólo es una forma de vender productos o servicios a cambio de un pago recurrente, que puede ser semanal, mensual o anual. También permite, por ejemplo, que creadores y empresas construyan una lista de suscriptores, es decir, personas que desean recibir sus novedades o contenidos específicos.

Independientemente de lo que ofrezcas a cambio, las membresías te permiten conformar una comunidad de personas interesadas en lo que haces, que tarde o temprano podrán convertirse en clientes de tu negocio.

Tipos de membresías

 

tipos de membresías

 

De acuerdo a lo que se ofrece a través de ellas, podemos distinguir diferentes tipos de membresías:

  • Membresías de productos físicos: libros, vinos, quesos, cosméticos…hoy en día existen servicios de suscripción para todo tipo de productos. A cambio de una tarifa mensual, puedes conseguir que te envíen una selección de productos a tu casa. Si tienes un negocio físico o vendes productos a través de una tienda online, crear un servicio de membresía es una buena oportunidad de darte a conocer a nuevos clientes, sobre todo a aquellos ávidos de descubrir cosas nuevas cada mes.

 

  • Membresías de servicios: hay muchos servicios profesionales que se ofrecen bajo esta modalidad. ¿Contratas a un gestor para que lleve tus impuestos? ¿Acudes a un nutricionista? Estos son ejemplos de membresías de servicios. También hay membresías de servicios 100% digitales, como servicios de hosting para sitios web, o plataformas de entrenamiento físico online.

 

  • Membresías de productos digitales: aquí encontramos herramientas o aplicaciones digitales que podemos contratar a cambio de un pago mensual o anual (piensa en apps para editar imágenes o vídeo, herramientas para gestionar tareas, etc). También podemos incluir en esta categoría a los infoproductos, como suscripciones a una academia o plataforma educativa.

 

  • Membresías de contenidos: este tipo de suscripciones brindan acceso a contenidos informativos o de entretenimiento. Podemos incluir aquí newsletters, podcasts, canales de vídeo y entre otros. Estas membresías pueden ser gratuitas, de pago o bien, aceptar contribuciones voluntarias.

 

  • Membresías de comunidad: este es uno de los tipos de membresía que más está creciendo en los últimos años. Se trata de crear grupos privados o exclusivos dentro de un nicho en particular. Encontramos aquí comunidades de Patreon, canales de Telegram, Facebook y más, que giran en torno a un tema concreto. Estas membresías suelen ofrecer diferentes niveles de pago, a cambio de distintos beneficios en cada uno de ellos.

 

Ventajas y desventajas del modelo de membresía

Ahora que ya hemos desgranado un poco el concepto de membresía, es hora de responder a la pregunta: “¿debería crear mi propia membresía?”.

Bueno, depende. Como todo en el mundo digital, debes evaluarlo muy bien teniendo en cuenta la naturaleza de tu negocio y (sobre todo) tus objetivos. ¿Qué quieres conseguir con tu membresía?

Ahora bien, veamos cuáles son las ventajas y las desventajas de este sistema, para que puedas considerar ambos lados de la balanza 😉 .

Ventajas de una membresía

  • Te asegurarás una fuente de ingresos anticipada. Las membresías son una gran opción para conseguir una fuente de ingresos recurrente. Como los pagos suelen realizarse al comienzo de cada mes, te permite organizar un poco mejor tu economía (algo que, como emprendedor/a, seguramente agradecerás).

 

  • Transformarás a tus clientes en suscriptores. Las membresías generan lazos más estrechos, basados en la confianza y en la sensación de pertenencia. Tus suscriptores pueden convertirse en los mejores embajadores de tu marca y permitir que llegues a muchas otras personas.

 

  • Puede resultar muy rentable. Las personas pagan siempre la misma tarifa, sin importar el uso que hagan de tus productos, servicios, o contenido, lo que le da cierta previsibilidad a este modelo de negocio y te permite ganar más. Por otra parte, si realmente inviertes en acciones de marketing para darte a conocer, puedes alcanzar a muchísimas personas con tu membresía.

Desventajas de una membresía

  • Deberás crear contenido novedoso y de calidad continuamente. Si quieres que las personas permanezcan en tu membresía durante bastante tiempo, tienes que asegurarte de ofrecer contenido fresco, valioso y relevante para tu audiencia. Si tienes una academia, esto significa que lanzarás nuevos cursos periódicamente. Busca incorporar algo nuevo siempre. Esto no es una desventaja en sí, pero es algo en lo que deberás invertir tiempo y dinero.

 

  • Implica un compromiso con tu audiencia. De nuevo, no es que esto sea algo malo en sí mismo, pero requiere que pongas empeño en sostener la comunidad y asegurarte de que tus suscriptores se encuentren satisfechos con lo que consiguen a través de ella. Conversa con tu comunidad, pregúntales qué piensan acerca de tu membresía o qué les gustaría ver en ella: seguramente sacarás muchas ideas a partir de su feedback.

 

  • Vender una membresía puede ser difícil. Hay muchos factores que influyen en el éxito de una membresía. De seguro, no es algo que puedes montar desde un primer momento. Más bien, es un modelo de negocio que te funcionará si ya cuentas con una base de seguidores, ya sea en las redes sociales o a través de tus acciones de email marketing. Cuanto más te conozcan (a tí o a tu marca) más posibilidades habrá de que tu membresía funcione y logres conseguir más y más suscriptores nuevos, sin tener que invertir tanto dinero en publicidad.

Crear una membresía puede ser una gran forma de empezar a construir una comunidad en torno a un nicho. Si tienes muchos conocimientos y experiencia en torno a un tema, una membresía puede ser la forma adecuada de compartirlos con los demás.

Sigue leyendo más acerca de emprendimiento:

 

¿Quieres alcanzar a más personas con tu negocio o proyecto? Únete a Club Emprende y aprende cómo hacerlo con formaciones que podrás poner en práctica desde el primer momento.

 

¿Te ha servido este Contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Media de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Jose Balandin

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar…