fbpx

¿Qué es el síndrome del impostor? Claves para superarlo

jose balandin autor blog instituto emprende

Instituto Emprende

La sensación de no ser lo suficientemente bueno en lo que haces. Y el temor a que ‒tarde o temprano‒ las demás personas lo descubran. ¿Te has sentido así alguna vez? Se llama síndrome del impostor y lo experimentan 7 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas.

Se trata de un mecanismo de autosabotaje, que impide a las personas reconocer sus logros y confiar en sus ideas y conocimientos. No sólo causa frustración en quien lo padece, sino que puede convertirse en un obstáculo severo a la hora de expandir todo tu potencial. 

El síndrome del impostor es muy común entre los emprendedores, sobre todo al iniciar tu propio negocio

Tienes miedo a que te consideren un fraude o un vendehumos. A no saber “todo lo que tienes que saber” para hablar con autoridad sobre un tema. A contactar a un potencial cliente porque (estás convencido) te dirá que no.  

Pero, ¿sabes qué? Hay mucho por ganar cuando cruzas del otro lado del miedo.

Por cierto: te invitamos a descubrir Club Emprende, encontrarás formaciones y cursos para fortalecer tu negocio y una comunidad de personas apasionadas junto a las que podrás compartir el camino. 

¿Qué es el síndrome del impostor?

qué es el síndrome del impostor

El síndrome del impostor, también conocido como “síndrome del fraude”, es un trastorno psicológico por el cuál las personas tienden a dudar de sus capacidades y no pueden reconocer sus logros (aún siendo exitosas en lo que hacen), bloqueando su propio desarrollo personal y profesional.

Las personas que lo sufren experimentan una sensación de no estar nunca a la altura, no se consideran lo suficientemente buenos o competentes para una tarea y se ven a sí mismos como impostores o un fraude. Al mismo tiempo, perciben sus logros como producto de la suerte, el azar o de haber conseguido “engañar” a las demás personas. 

Esto resulta en un miedo constante a ser descubiertos o expuestos en su falta de conocimiento.

En verdad, el trasfondo del síndrome del impostor está estrechamente relacionado con el perfeccionismo y la autoexigencia. 

Mujeres brillantes como Michelle Obama, Emma Watson, Kate Winslet o Meryl Streep han hablado públicamente de este síndrome y cómo las ha afectado en diferentes etapas de su vida.  

El síndrome del impostor puede llevar a las personas a fijarse objetivos por debajo de su potencial, sólo por subestimar las propias capacidades. También puede impedirte tomar retos, como lanzarte a emprender tu propio negocio.

Síndrome del impostor al emprender: cómo detectarlo

Comenzar algo nuevo, que nunca has hecho hasta el momento y que es importante para tí, asusta. Muchas veces, esa situación hace aflorar el síndrome del impostor. 

Estos son algunos “síntomas” o signos del síndrome del impostor que puedes experimentar al emprender: 

  • Formación excesiva. Sientes que nunca estás preparado. Que siempre hay algo más que debes aprender o estudiar antes de lanzar tu proyecto. Estás convencido de que debes convertirte en un completo experto en tu área para recién entonces poder comenzar. Formarse es algo esencial si quieres emprender y mejorar cada día, pero no tiene que ser una limitación para iniciar tu proyecto emprendedor, ni algo que debes hacer para “demostrar” tu valía a los demás.
  • Tienes expectativas y estándares de calidad muy altos, a los que te es imposible llegar. Estás continuamente en falta. Ningún esfuerzo es suficiente. El perfeccionismo es uno de los combustibles que alimentan el síndrome del impostor. Y es una trampa, porque suele partir de parámetros poco realistas.
  • Eres incapaz de reconocer tus logros. Cuando recibes un halago lo justificas diciendo que te han ayudado o que simplemente has tenido suerte. No eres capaz de ver el esfuerzo que has realizado para llegar a donde estás hoy y tiendes a minimizar los buenos resultados que obtienes por tu trabajo.
  • Te cuesta creer en tus ideas. Emprender es, básicamente, poner en marcha tus propias ideas y crear un negocio a partir de ellas. El síndrome del impostor puede jugarte una mala pasada en esto: si te resulta difícil confiar en que tus ideas son buenas, no lograrás ponerlas en práctica. 

Claves para superar el síndrome del impostor

Cada vez que te atreves a cruzar una nueva frontera en tu vida, puede que te enfrentes con el síndrome del impostor. 

La buena noticia es que existen diferentes tácticas que puedes poner en práctica para ayudarte a fortalecer la confianza en tus capacidades y superar tus miedos:  

Haz un listado de tus logros

Enumera todo aquello que has ido logrando en tu vida. Haz una lista exhaustiva. Seguramente habrá cosas que te resultarán tontas o insignificantes: ¡apúntalas igual! Muchas veces, hasta que no nos paramos a pensar en ello, no logramos valorar todo lo que ya hemos conseguido.

Si te cuesta hacer este listado, te animo incluso a preguntarle a gente que te quiere que te enumere algunos de ellos. ¡Verás cómo te sorprenden!

Y si quieres ir un paso más allá: guarda testimonios o reseñas positivas que hayas recibido de tus clientes, así como las estadísticas o informes que indiquen los buenos resultados de tus acciones. Tenerlos a mano se convertirá en un sitio seguro al cual acudir cuando los pensamientos negativos sobre tí te sobrepasen.

Rodéate de un “entorno trampolín”

Comparte tiempo con personas que te animen y te apoyen. Que te carguen de energía y te empoderen. Hablar con gente que nos quiere y que cree en nosotros casi más que nosotros mismos, nos llena de energía positiva. 

Y si no tienes un entorno así ahora mismo, te animo a que lo busques. Puedes conocer personas nuevas en coworkings, eventos, charlas o a través de las redes sociales.

entorno motivador coworking

Celebra tus logros

Cada vez que cumplas un objetivo que te hayas marcado, es muy importante que lo celebres. ¡No lo pases por alto! Valora tus éxitos. Regálate algo que desees o disfruta de tiempo libre si has estado trabajando demasiado en tus metas.  

Piensa en algo que te haya dado muchísimo miedo en el pasado y que finalmente hayas logrado realizar

Piensa en todo lo bueno que te ha traído haberlo logrado. Imagina también todo lo que te hubieras perdido si no te hubieras lanzado a hacerlo. Y después, intenta extrapolar esta sensación a otras situaciones.

***

El síndrome del impostor es mucho más común de lo que crees. ¿Tienes algún consejo para lidiar con él? Compártelo en los comentarios 🙂

Si te ha interesado este tema, tal vez quieras seguir leyendo acerca del concepto japonés de Ikigai y cómo puede ayudarte a emprender con propósito.

Y algo más antes de que te vayas: ¿ya conoces Club Emprende? ¡Únete a nuestra comunidad de emprendedores y recibe formaciones nuevas cada mes para hacer crecer tu negocio!

Cursos de Instituto Emprende

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar…

Usamos cookies propias y terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.    Leer más
Privacidad