fbpx

Cómo leer más rápido y entender lo que lees

jose balandin autor blog instituto emprende

Jose Balandín

¿Cuántas veces te has puesto a leer y has tenido que parar porque no estabas prestando la atención necesaria teniendo que reiniciar la lectura desde el principio?

Es algo que suele ocurrir mucho cuando buscas leer algo rápidamente o cuando tienes mil cosas en la cabeza que te impiden centrar tus sentidos en la lectura. Al final, no solo no ahorras tiempo sino que además lo pierdes releyendo. Es por eso que hemos preparado estos consejos para que aprendas cómo leer más rápido y, lo que es más importante, entender lo que lees.

Recuerda que puedes probar Gratis nuestros Cursos: Ir a los Cursos de Instituto Emprende

Si te interesan estos consejos sobre productividad te aconsejamos que te pases por este post de nuestro blog: ¿Quieres ser más Productivo?

¿Es posible incrementar nuestra velocidad de lectura?

La respuesta a la pregunta es obvia porque todo se puede mejorar en esta vida. Lo que sí hay que tener muy en cuenta es que no hay milagros para esta mejora más que el practicar mucho y a diario. Recuerda siempre que buscamos mejorar la velocidad de lectura pero sin menoscabar la comprensión del texto.

Todo en exceso es malo y llevar una gran velocidad puede hacer que nuestro cerebro no esté asimilando toda la información y que, posiblemente, tengamos que volver a releer ese texto en busca de la información perdida. Debemos encontrar el equilibrio perfecto para que nuestra velocidad y la capacidad de asimilación sean idénticas.

Libros

¿Cómo calcular tu velocidad de lectura?

No podemos empezar sin saber qué se considera leer lento o leer rápido. Lo primero que tenemos que hacer antes de poner en práctica los consejos para aumentar nuestra velocidad de lectura es medir la nuestra. Lo normal es medirlo en palabras por minuto (PPM) y se deben contabilizar las palabras que hay en una página, o contar las que hay en una línea y multiplicarla por el número de líneas que tenga la página.

Pongamos como ejemplo que tenemos una página con 300 palabras y que hemos tardado en leerla 1 minuto y 30 segundos. Para calcular nuestra velocidad hay que dividir las 300 palabras entre los segundos que hemos tardado en la lectura, en este caso 90. El resultado de la división, en nuestro ejemplo da 3.33, tendremos que multiplicarlo por 60. Nos dará un total de 200 PPM que será nuestra velocidad de lectura.

Para que tengas una idea, una velocidad lenta estará entre 100 y 200 PPM, una velocidad media estará entre 200 y 300 PPM y por encima de los 400 se considera rápida.

La importancia del entorno.

Leer en cualquier parte es posible, seguro que tú has leído en el metro, en el autobús, en la playa, etc. pero si hablamos de mejorar nuestra velocidad de lectura y la comprensión de la misma, cuidar el entorno donde lo hacemos puede ayudarnos mucho más de lo que pensamos. Algunas de nuestras recomendaciones en este aspecto son:

– Busca la comodidad: mantener una buena postura es primordial si vamos a pasar un buen rato leyendo. Todo depende de lo que vayamos a leer para buscar nuestro sitio perfecto y que una mala posición no corte nuestra lectura.

– Busca tranquilidad: Hay quien estudia con música o con la televisión de fondo porque considera que es capaz de sumergirse totalmente en la lectura. En nuestra opinión, es mejor quitar todas las distracciones posible para no perder el hilo en ningún momento.

– La iluminación: esto puede parecer una tontería pero te aseguro que leer con una buena iluminación, sin estar más pendiente de ver bien que de leer es algo que a la larga nos ayudará en nuestro objetivo.

Leer en la cama


Tips para leer más rápido.

Ha llegado el momento de compartir con todos vosotros algunos tips, o consejos, para que podamos iniciar esta tarea de mejorar nuestra velocidad de lectura. No queremos ser pesados pero sí nos gustaría que quedara muy claro que no os vamos a ofrecer la panacea y que el éxito de estos consejos estarán en tu trabajo y entrenamiento.

Usa una Guía para la Precisión Ocular.

El usar una guía a la hora de leer es una manía que todos adquirimos cuando aprendemos a leer y que siempre nos quieren eliminar. Usar el dedo o un bolígrafo para guiar tus ojos a la vez que lees es una de las formas que se utilizan para marcar el ritmo de lectura. Usar el marcador es para que acostumbres a tus ojos a mantener la velocidad y más adelante, podremos eliminar su utilización.

Elimina la Sub vocalización.

La sub vocalización es la pronunciación inconsciente de las palabras mientras leemos. Es algo que solemos hacer mucho cuando estudiamos y lo cierto es que puede ayudarnos a recordar conceptos pero si lo que buscamos es mejorar la velocidad de lectura, éste es un gran obstáculo a vencer.

Lee frases y no palabras.

Ir leyendo palabra por palabra es un hábito que también deberías empezar a dejar atrás. En su lugar, vamos a leer en bloques ya que nuestra mente tiene la capacidad de rellenar las partes vacías para darle sentido al texto. Esto no podemos emplearlo de la noche a la mañana, con la práctica tu mente sabrá detectar las palabras claves e intuir las palabras anteriores y posteriores para dar sentido a lo que lees.

Movimientos Oculares.

Para que lo entiendas, los movimientos oculares son las veces que tus ojos deben moverse por una línea para leerla por completo. Contra menos movimientos oculares seas capaz de hacer, menos tiempo te llevará leer la línea y, por tanto, mayor será tu velocidad de lectura. Para señalizar estos movimientos oculares, será importante tener una guía como hablamos en el punto 1.

No releer.

Releer el texto es uno de los principales motivos que nos retrasa a la hora de leer un texto, libro, documento, etc. A veces, mejor que releer cada frase o párrafo que no entiendas, es mejor leer todo el texto desde el principio para que todo cobre sentido a través del contexto.

marcar lectura

Conclusiones

Mejorar nuestra velocidad de lectura y entender lo que leemos es posible pero siempre dentro de un límite. Nuestra memoria de trabajo no es una máquina infalible y llegará el momento que almacenar toda la información no le sea posible. Para que lo entiendas mejor, imagina que tenemos nuestro PC abierto con diez o doce programas abierto. Está claro que el rendimiento bajará y si seguimos abriendo programas, llegará el momento en que saturemos el ordenador.

Para que esto no ocurra, tendremos que trabajar estas pautas para que la progresión sea continuada y sin llegar al punto de que leamos por leer, menoscabando la parte importante de entender lo que leemos.

Nos encantaría que nos contaras en los comentarios si a ti te gusta también leer tanto como a nosotros y si habías pensado alguna vez en la importancia de leer rápido y entendiendo bien el texto.

¡Y No te olvides! Recuerda que puedes probar Gratis nuestros Cursos: Ir a los Cursos de Instituto Emprende

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

3 Comentarios

  1. Fabian Andres agudelo Rodríguez

    Hola!! Que tal!!

    La verdad llevo 2 días leyendo y viendo los vídeos. Y estoy encantado con todos los concejos y contenidos que e visto.. se que quizás es muy pronto para decirlo, pero creo que ya te veo como un mentor José balandin.

    Mil bendiciones para ti mi hermano…

    Responder
  2. Patricia Torres

    Estoy muy agradecida y contenta de haber encontrado al instituto emprende y a José Balandin, me encantan sus consejos, son útiles para mi. Cada día me sorprende con sus consejos. Lo recomiendo 100%

    Responder
  3. Ana Maria do Vale Pereira

    Bueno la verdad es que nunca me habia detenido a refletir sobre este tema. Pero tiene mucho sentido que cuanto mas rapido se le y por supuesto entendamos lo que llemos es muy importante e productivo.
    Muchas gracias por el contenido

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar…